Princesas que me leen

META 15 KILOS MENOS

martes, 8 de abril de 2014

"Tuve mucho tiempo de anorexia, flacura y mentira"


"Que mal gusto que hay por todos lados...es que el mundo está obstinado en la falta de estética" Decía Leticia Bredice (actriz argentina) en su personaje de mujer aristócrata en una de sus novelas.


Bella y controvertida esta semana ha declarado en una revista "Tuve mucho tiempo de anorexia, flacura y mentira" Y a nadie ya le extraña estos titulares.

Es que son muchas muchísimas las actrices argentinas y del mundo que han hecho comentarios acerca de sus desordenes alimenticios entre otros. Las miramos, las admiramos y las imitamos.

Hay muchos a los que no les importa la estética. Y andan por la vida luciendo canas, kilos de más y pantalones de ejercicios. Me pregunto si realmente serán felices.
A mi me importa mucho la estética y evidentemente los que me rodean lo saben.
Si me siento bien con mi cuerpo, me visto mejor, me siento mas cómoda, mas linda, me arreglo el cabello, las uñas…y con un buen par de zapatos siento que me llevo el mundo por delante! Nadie me detiene!

Cuando estoy gorda estoy triste, lloro, me escondo, no quiero que nadie me vea, me visto con lo que puedo (con lo que me entre) y ando sin ganas de nada.

La estética sin dudas es importantísima, en cualquier ámbito, la televisión, las revistas, las modelos, hasta un noticiero! (no conozco conductora obesa), en tu trabajo, con un chico, con tu novio, en tu facultad ó en la relación con los demás. Si te sentís bien con tu cuerpo, segura de vos misma, se nota y esa es la llave para alcanzar lo que quieras!

Y eso solo se logra con sacrificio.

 Leticia Bredice



7 comentarios:

  1. Está claro que en realidad somos así porque nos hacen así. El ser coquetas, nos gusta vernos bien... Yo nunca he sido feliz. No sé lo que es salir a la calle y comerme el mundo. Al reves, cuanto más desapercivida pase mejor... Me encantaría sentirme "alguien" algún día...

    ResponderEliminar
  2. Cuanta razón tienes. Yo cuando pesaba poco me ponía unos simples jeans y una camiseta básica y me sentía hermosa. Me arreglaba más y me maquillaba más. Pero cuando engordé sólo quería desaparecer, hacerme invisible. Me ponía sudaderas anchas con leggings oscuros, ya no me ponía bailarinas para que mis pies no se viesen como bañeras donde bañarse a sus anchas; no me ponía/pongo camisetas ajustadas, ni de colores llamativos, ni como mucho o cosas hipercalóricas en público, me da miedo sonreír o siquiera hablar demasiado alto. Salir un finde es una pesadilla, pensar qué ponerme y que no se noten mis gordos brazos o mis lorzas de cerdo...
    Desde luego, esta sociedad no está diseñada para pasar de ella. Lo he intentado, pero no puedo, es engañarme a mi misma. No puedo fingir que no me importa lo que piensan cuando me encanta que me digan "qué linda vas!" o que noten que la prenda es nueva y que me sienta bien o que digan que mi maquillaje está genial. Peor aun cuando lo que hacen no es alagar si no criticar. "¿Has engordado?"- nunca lo preguntan, pero sí miradas de desprecio o con críticas a tu aspecto desarreglado, o comparándote con tu "yo" delgada... Un asco todo.
    La sociedad, si quieres formar parte de ella, te obliga a ser como los demás, cuerpos inertes movidos por modas. Yo, al menos, me siento así. Me gustaría conocer a alguien al que la sociedad le diese igual...
    Sin duda un tema interesante para pensar y opinar. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Es el canon de belleza que la sociedad impone. Ellas hablan, pero es muy fácil hablar cuando tienen recursos. Si un día no se ven hermosas, tienen dinero para arreglarlo.
    Yo si me siento gorda ya ni me apetece arreglarme, mi postura incluso es distinta.
    Gracias por tu comentario ^^ yo tmb te sigo oki? un beso!

    ResponderEliminar
  4. Esta mina es hermosa... Yo la vi una vez que filmaba a dos cuadras de mi casa. No le dije nada, pero pasó al lado mío y te digo es exactamente igual de "loca" de como se muestra jaja. Me encanta la gente real :)

    Y sí, es una caca todo este asunto... Me pasa como a vos (si no creo que no tendría el blog). En mis épocas de mayor gordura era miserable y depresiva. Ni siquiera quería ir a pasear el perro (y no lo hacía). Pero en mis épocas de flacura estaba feliz... Es cierto que no me veía flaca, pero mirando ahora hacia atrás, la verdad es que me sentía a gusto.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. vaya que es un dilema todo esto pero siempre nos queremos ver bien y si cuando se sube de peso no se puede es un gran dilema.. pero animo se puede lograr
    un beso

    ResponderEliminar
  6. La cuestión es que la perfección no existe... Y queremos vernos perfectas y por mucho que adelgacemos no va,os a estar completamente a gusto con nuestra figura. Porque la perfección no existe. Podemos adelgazar y adelgazar y adelgazar hasta que se nos vean los huesos y entoncess eremos esqueletos, no chicas guapas. Odio las obsesiones porque nunca nos contentan. Hay que saber estar feliz con una misma, porque seguro que la mayoría de nosotras no estamos gordas. Aunque nos guste decir que sí.

    ResponderEliminar
  7. Hay mucha verdad en lo que decís, aunque también depende de cada uno, según lo que creo, porque, por ejemplo, a mí la verdad es que no me importa nada de lo que opinen los de afuera de mí, lo que crean o no y etc., sin embargo me encanta verme bien pero por mí misma, porque como decís, cuando me veo bien me ayuda en cierta medida a sentirme bien, o por mi novio, que me parece importantísimo... uno tiene que sentirse bien por uno mismo, no por los demás, ese es el pensamiento errado que tiene la sociedad, el querer agradar a como de lugar a otros y lleva a cosas como fingir ser quienes no son solo por sobresaltar o llamar un poco la atención... Ese es el pensamiento que hay que cambiar pero que a muuuuuchos no les conviene que desaparezca... u.u y todos los que lo hacen, terminan siendo infelices en el fondo :/ sino conoceré gente así!!
    Me gustó la entrada, y una genia Leticia :) está loca! xD
    Que sigas bien!

    ResponderEliminar